El Perelló es un pueblo costero situado dentro del Parque Natural de la Albufera, a 23 km de Valencia capital.

Los orígenes de la localidad se remontan a principios del siglo XVIII cuando era una simple acequia abierta que, en la segunda mitad del siglo XVIII, se transformó en una gola. Lo que ahora son calles y avenidas en aquella época era un espacio cubierto por las aguas de la Albufera.

Para poder hablar de El Perelló como espacio urbano habría que esperar hasta principios del siglo XIX; En 1836 hubo un éxodo población de El Palmar y Catarroja.

La expansión urbanística de El Perelló fue más notable a partir de 1896, año en que se llevó a cabo el trazado del primer plano urbanístico. Dos años después, en 1898, se inauguró la ermita de San Pascual Bailón; diseñada por Carlos de Miguel con una estructura de barraca haciendo honor a la típica vivienda valenciana. La ermita fue construida a instancias de los veraneantes que acudían a El Perelló en aquella época y que debían ir a El Palmar para asistir a Misa. Aquel evento fue todo un acontecimiento; según el diario de la época "Las Noticias" la inauguración de la misma fue seguida de 4 días de fiestas en el que se incluían desde bailes hasta conciertos interpretados por la Banda del Maestro Serrano (quien estaba muy vinculado a la localidad y compuso toda la música para la Misa así como la de los Gozos a San Pascual).

Fue en el siglo XX cuando El Perelló sufrió la transformación más notable a todos los niveles. Hasta el año 1999, era una pedanía del municipio de Sueca, y dependía de él. Es a partir de ese año, concretamente el 5 de Diciembre, cuando se constituyó en lo que es hoy, una Entidad de Ámbito Territorial Inferior al Municipio (EATIM), adquiriendo así una mayor autonomía.

Su población es de 2.558 habitantes (INE 2009), llegándose a multiplicar por 20 en la temporada de verano (Julio y Agosto).

Por su ubicación, entre la Albufera y el Mediterráneo, se ha ido convirtiendo en un núcleo eminentemente agrícola y turístico (a finales del siglo XIX se convirtió en el punto de destino estival preferido por la alta burguesía valenciana y suecana). Por ello su economía está basada en la agricultura (cultivos orientales, cultivos tradicionales y el arroz) y en el sector hostelero.

La mejor forma de acceder a El Perelló es por carretera, la N-332 y la Carretera de El Saler lo comunican con Valencia y la misma N-332 y la A-7 con Alicante. A 32 kilómetros está el Aeropuerto de Manises y desde Sueca se puede tomar el tren en dirección hacía Gandía o Valencia.

Cuenta con una gran oferta gastronómica, de restauración y de ocio. En la variedad de restaurantes y bares que tiene se puede degustar la mejor gastronomía tanto de la zona de la Ribera Baixa como de Valencia. Dispone de un amplio abanico de tiendas, cuenta con un supermercado en el mismo pueblo y varios mercados; uno muy interesante es el mercado viejo, un pequeño conjunto de puestos que data de 1945 y que ocupa el lugar del antiguo Lavadero público. Otro enclave característico es La Pasarela, popularmente conocida como " el trampolín olímpico" o " el Titánic"; data de finales de 1999 y enlaza con El Perellonet. Es un fiel reflejo de la nueva arquitectura urbana muy influenciada por la obra de Calatrava.

El Perelló ofrece a sus visitantes un amplio abanico de actividades de ocio y tiempo libre, tales como el aquagym (realizado en el mar), aeróbic o competiciones deportivas que se organizan en el polideportivo municipal, que cuenta con un campo de fútbol y pistas de tenis, de frontón, de baloncesto y de fútbol sala. Además dispone de una escuela de fútbol base y de una escuela de tenis. En El Perelló también hay un cine con dos salas y una Biblioteca, que no cierra en verano, con un total de 13.090 volúmenes, acceso gratuito a Internet y más de 2.800 socios.

Cuenta con un pequeño centro de Salud situado en el edificio del Ayuntamiento. Y tiene un puerto Deportivo (El Club Náutico), en uno de los canales que comunican la Albufera con el mar, que sirvió de apoyo a la XXXII competición de la Copa América de Vela.

Paseando por el puerto se pueden ver sus raíces pesqueras, sus casas más antiguas, que conservan el aire de su tiempo. Estas casas son plenamente modernistas y un reflejo de la época más dorada de El Perelló.. También desde el puerto se ve a lo lejos la "Iglesia Vieja", la ermita de San Pascual Bailón. En la misma avenida de la iglesia se encuentra el pequeño mercado tradicional de alimentos, las tiendas, así como los restaurantes, bares, heladerías, cafeterías,... que se van encontrando en la parte más moderna de la de la población; y también todos los pubs y locales que están a tope cada noche de verano y fines de semana invernales. De esta parte destaca la "Iglesia Nueva" (construida en 1960) con un estilo arquitectónico muy vanguardista, así como amplias avenidas coronadas con palmeras y el paseo marítimo, que se extiende hacia Las Palmeras, salpicado de locales pintorescos y terrazas junto al mar. En verano existe un servicio de Información Turística situado en el Socarrat, una zona costera situada dentro de El Perelló.

Pero sin duda, uno de sus principales atractivos de El Perelló es su amplia playa (de 2050m de longuitud y 40 de anchura) de fina arena dorada. Con un desnivel suave y tranquilas aguas donde pueden practicarse todo tipo de deportes de verano, desde el windsurf y la vela hasta la navegación en moto acuática, así como la pesca, tanto submarina como de superficie.

Para alojarse dispone de diversos apartamentos y viviendas de alquiler, así como del Camping San Pascual. Carece de hotel, pero a 7 km está situado el Parador de Turismo de El Saler. Y a poco más de 5 km del Campo de Golf de El Saler.

El Perelló es un Lugar eminentemente turístico en época estival, un buen sitio de veraneo para pasar unas vacaciones familiares o con amigos si te gusta ver ambiente por las calles. El invierno, sin embargo, es más tranquilo, pero no aburrido puesto que la actividad no cesa: desde talleres de inglés, a bailes de salón pasando por clases de informática y de dolçaina... Actividades promovidas por el Ayuntamiento para motivar a la gente y dar otras opciones de ocio. El Perelló ha mejorado y no cesa en ello. Es un buen sitio para visitar en cualquier época del año.